Taller experimental de Tintes Naturales

taller tintes naturales

Hace algunas semanas llevamos a cabo un nuevo taller de Tintes Naturales y fue una experiencia maravillosa de principio a fin. 

Desde el momento en el que nos reunimos frente a lo que serían dos días de experimentar, aprender y sorprender, pasando por cada instancia del proceso, hasta la emoción de los resultados finales.

Estos talleres son, mucho más que la transmisión de conocimientos sobre una técnica. Estos talleres son un antes y un después en el modo de ver al mundo que nos rodea. Y, ¿por qué no? a nuestras propias vidas.

Los tintes naturales nos obligan, de cierta manera, a estar en contacto con la naturaleza.

Para empezar, se requiere de un tiempo de recolección en el que debemos adentrarnos en el mundo natural y agudizar nuestros sentidos para saber qué plantas vamos a recolectar.

Observarlas, conocerlas y reconocerlas.

Investigar sobre cada una de ellas; entender cuáles son las plantas que tiñen, identificar su aroma, su textura e incluso comprender que el lugar de dónde se recolectan así como la época del año, influyen en el resultado final de esta técnica.

El proceso de los Tintes Naturales nos ofrece la posibilidad de estar más presentes en la naturaleza, de empezar a mirar alrededor con otros ojos y de encontrar la belleza en cada hoja, en cada corteza.

Todo este tiempo sumergidos entre plantas, flores, árboles y hojas, nos lleva a un estado de paz inmediato. Nos hace sentir bien.

Y si no es afuera, encontraremos a la naturaleza adentro. En nuestros hogares, en nuestras cocinas, en cada comida e incluso, en algunos residuos orgánicos.

Usar lo que se tiene a mano es algo en lo que me gusta hacer hincapié. Porque lo que para algunos son desechos, como cáscaras, carozos, etc. también puede ser la posibilidad de probar con nuevos elementos, investigar y darle otra oportunidad a lo que considerábamos que ya había cumplido su vida útil.


A lo largo del taller se viven cientos de emociones, pero sin dudas una de las más lindas es la sorpresa.

La sorpresa del color, de lograr tonalidades que no imaginábamos como el rosado de la palta o el naranja intenso del eucalipto cinerea en la lana.

También ser testigos de cómo el color se modifica cuando alteramos su ph logrando tonos que ni siquiera pensábamos.

Y las preguntas.
Cada pregunta es una pequeña puerta que se abre y que nos invita a investigar un poco más. Cuestionarnos, probar con nuevos elementos orgánicos, todo es una aventura en esta técnica. Y estoy feliz de poder compartirlo con más personas. 

Lanar TIntes Naturales

Por esta razón le di vida a estos espacios de talleres de Tintes Naturales: porque enseñar me motiva, aprender me nutre, los procesos me enriquecen, y deseo que de la misma manera en la que los Tintes Naturales me han cambiado la vida, todos tengan la oportunidad de cambiar la suya, abriéndose a nuevos mundos con infinitas posibilidades.

taller tintes naturales.
.
.
.
.
Fotos: Daniela Terminelli