Conectando con la naturaleza

Sabemos que el contacto con la naturaleza es nuestro eje a tierra, nuestra manera de estar presentes y despiertos. Una verdadera experiencia que sucede desde adentro, conectándonos con nuestros propios sentimientos, sentidos e incluso con nuestra propia realidad.

Imagen de Paisaje Natural

Creemos que el contacto con la naturaleza es un poderoso método de sanación. Una práctica habitual en Japón son los baños de bosques. Consiste en recorrer con los cinco sentidos espacios donde abunda la vegetación -preferentemente bosques- con el fin de mejorar la salud y obtener una sensación de bienestar y felicidad.

Basta con sumergirnos en el espesor de ese matiz de verdes, marrones y dorados, y dejarnos abrazar por los aromas que cada árbol y cada planta nos regala. Sentir como se funden unos con otros creando ese perfume único e irrepetible que se impregnará en nuestra memoria para siempre.

La naturaleza está a nuestro alcance y es parte de nuestra vida.
Nosotros, somos parte de ella.
Sus beneficios en nuestra mente y cuerpo son infinitos cuando nos damos el tiempo para estar en contacto con ella: respirar, recorrer, observar las plantas y el movimiento de sus hojas al ritmo del viento.

Imagen de Paisaje Natural

Reconocer sus colores, sus nombres, observarlas en distintos estados. Como el aromo, por florecer y en flor. Es una experiencia exquisita.

Conectar con todos los sentidos, despertando al olor, al color, a las texturas y a los sonidos. Volvernos un todo, el entorno y nosotros. Dentro y fuera. Con nuestras emociones conectadas a lo más profundo de la vida natural. 

Ir nosotros a ella pero también traerla a nuestro día a día y hacerla parte de lo que nos rodea. Vincularla con los elementos cotidianos y acercarla a nuestra rutina aprovechando lo que tenemos a mano.

Queremos que la naturaleza esté presente en los objetos de uso diario y conectar con ella mediante las técnicas que usamos (o mediante diferentes técnicas).

Esta es nuestra manera de vincularnos con ella, de respetarla y cuidarla, así como ella lo hace con nosotros. Como siempre lo ha hecho.